Tenemos diferentes modos de cuidar el medio ambiente. Uno de ellos es el consumo de productos ecológicos ya que nos supone alimentarnos y vivir de una forma más saludable y también favorece el mantenimiento de un planeta sostenible, libre de químicos y transgénicos.

Si además de consumir ecológico, compramos productos hechos cerca de casa, nuestra huella de carbono es aún más pequeña.

Es por eso que cuando descubrí los productos de Carolina Honest empecé a indagar. Los hacen cerquita de mi casa a partir de productos naturales, compuestos por extractos de plantas, aceites vegetales y esenciales extraídos de la naturaleza que el cuerpo sí reconoce y de los que sabe aprovechar al máximo sus propiedades, sin  ingredientes sintéticos.

Cuesta encontrar galletas de avena sin azúcar tan buenas

Helena venía de un supermercado de las afueras de la ciudad donde había repartido el género ella misma

La creadora de esta marca de productos naturales es Helena, ella vive cerca de mi casa, aunque no lo sabía hasta que decidí escribir sobre ella. Proviene de una familia de galleteros y carameleros, incluso hace broma diciendo que a su hija le puso nombre de galleta (María). 

El día que nos conocimos quedamos en la puerta de mi casa (con mascarillas), Helena venía de un supermercado de las afueras de la ciudad donde había repartido el género ella misma. “Me ocupo yo misma de todo el proceso”. Supervisó el diseño de web y packaging, lleva las redes sociales, formuló cada una de las galletas y buscó ingredientes y proveedores… la creación de una empresa desde cero! Me empieza a explicar sobre tipos de grano y edulcorantes, sobre países productores e importación y exportación. Me deja con la boca abierta! Sabe de todo! Una madre de dos que después de los 40 se reinventa y alza una empresa ecológica desde la nada.

Me cuenta que en un principio intentó buscar capital externo pero al final familiarmente decidieron emprender la aventura ellos solos. Ahora misma está tan emocionada con el proyecto que incluso está pensando en montar su propio obrador! por el momento un obrador le está haciendo las galletas, su día no da para más.

Una familia galletera

Su bisabuelo empezó trabajando en galletas VICTORIA  hace 90 años. Fundó VIRGINIA, una empresa muy conocida en Reus y que ha dado empleo a muchas personas. Cuando intentaron registrar esta marca, le obligaron a añadir una “S” al coincidir con el de un  estado americano, pasándose a llamar VIRGINIAS.

Así que si su bisabuelo le puso Virginias por Virginia, ella siguió con la tradición y le puso a su marca  CAROLINA.

Después de una tradición tan amplia se considera una “apasionada de las galletas” y con su nueva línea sigue las primeras recetas de su bisabuelo, lo que ella misma considera su pequeño sueño.

Si os gusta la red social instagram, su perfil de empresa es genial , cuelga recetas y tips de alimentación.

Solamente con este background ya estoy super emocionada con la idea de probarlas! ¿vosotros no?